De Monte Cristo a la «Academia Mascherano»

Monte Cristo
  •  
  •  
  •  

“Quiero agradecer al Club Crecer por dar oportunidades como la que pasamos con los chicos. Gracias a Dios pude quedar. Agradecer a todos los que están: mi familia, amigos/as, compañeros, conocidos. Especialmente a mi vieja, gracias a ella estoy donde estoy. Todo lo bueno, va a ser siempre gracias a mi mamá. Ella se merece el mundo y espero algún día devolverle todo”. ¿Cómo no empezar con éstas palabras de Fer? Gratitud, perseverancia y esfuerzo, lo definen.

Fernando Farías tiene 16 años y una larga trayectoria en el Fútbol: su amor por la pelota comenzó a los 4 años, en el Club El Carmen. “Un año después fui al Ingeniero y me quedé ahí, hasta el 2012” nos cuenta. “Ese mismo año probé en Belgrano de Córdoba, y ahí estuve hasta el 2018”. Ahí pasó en préstamo, volviendo al Club Crecer “terminé el año y pedí un año más de préstamo, me lo dieron y en meses, me dan el pase definitivo”.

Fernando Farías con la Tricolor, hace dos años

¿El comienzo de un sueño? Febrero de 2021….Ahí Ángel (Peralta, coordinador general del club) nos informa que teníamos una prueba en la academia de Javier Mascherano para la categoría 2003 y 2004”.

A las pruebas fueron aproximadamente 17 chicos. “Nos quedamos allá, en un hotel para hacer las pruebas. En  la última, terminamos y los profesores de la academia me avisan que había quedado. A la semana tenía que unirme al club” nos cuenta, emocionado.

Un día en la “Academia de Masche”

 “Desayunamos, almorzamos, merendamos y cenamos, todo sano”. La dieta que llevan no permite sal ni harinas. Debido a la situación sanitaria, que no permitió llevar a cabo la Liga, entrenan todos los días. “Si la Liga empezaba, entrenábamos de lunes a viernes, sábado y domingo jugábamos por la Liga. En caso de no jugar, entrenábamos los domingos también”. Los deportistas tienen la obligación de seguir con el colegio, en caso de que tengan la edad para estar cursándolo. “El colegio es virtual. Gracias a Dios me va bien” nos comenta Fer.

Lo que vive hoy Fernando, será definitivamente, la ilusión de cada pibe de club. El cambio de rutinas y hábitos, entrenar, viajar, perder, ganar y seguir… ¿Cuál es su mensaje para ellos?

“Sean positivos, no dejen de soñar que todo con esfuerzo y sacrificio se puede, y el respeto ante todo”.

Fernando junto a su mamá y su hermano.