Monte Cristo: denuncian a un funcionario Municipal por incumplir las medidas restrictivas

Monte Cristo
  •  
  •  
  •  

En el marco de las nuevas restricciones dictadas por el Gobierno Nacional y respaldada por todos los mandatarios Provinciales y Municipales, se conoció una denuncia contra Ezequiel Castillo, actual funcionario de Monte Cristo.

Según la información que llegó a nuestra redacción, el funcionario solicitó un turno y acudió a una barbería de la ciudad, cerca del mediodía. “Primero me preguntó si tenía un turno, él sabía bien que yo tenía abierto porque yo le había preguntado a él y me dijo: vos laburá, pero trata de que no te vean” explicó el barbero. “Tenemos todos los cuidados requeridos y cumpliendo con los protocolos sanitarios, como siempre. Yo no puedo quedarme de brazos cruzados porque de esto vivo el día a día” agregó. Hay pruebas de lo sucedido, incluyendo las cámaras de seguridad de la galería a donde acudió Castillo.

Al parecer, la ley no es pareja para todos. Mientras los comercios se encuentran inmersos en la incertidumbre y golpeados por la situación, quienes nos representan parecen gozan de impunidad para evadir todo tipo de restricción, a fuerza de presión y “chapa”. “Yo sí estoy laburando, porque la situación no da para no estar trabajando. No podemos quedarnos en casa como si tuviésemos un respaldo económico, porque no lo tenemos” indicó el trabajador y agregó: “Me parece muy injusto, hemos charlado con otros comerciantes, y todo es injusto. Ves a 60 tipos plantando un árbol, y a un albañil que trabaja solo le quieren poner una multa de 30 lucas”.   

La noticia rápidamente recorrió la ciudad y generó gran indignación. ¿Por qué unos sí y otros no? ; ¿Qué hace diferente al funcionario Castillo? ; ¿Brinda algún tipo de inmunidad trabajar para la gestión de turno?.

Sin dudas, la situación es muy compleja. Entendemos, por las características de lo sucedido, que la culpa no tiene ni debe caer sobre el comercio ni su dueño. ¿La situación sanitaria es límite? Si, por supuesto, todos lo sabemos. El COVID no es joda, así como tampoco la situación de cientos de familias en la ciudad. El hambre no pregunta y los ruidos en la panza no se calman ni con mil altavoces. De todas maneras, una cosa no quita la otra, esto pone al desnudo otra vez una realidad que existe desde siempre y que seguirá existiendo: vecinos que cuentan con más privilegios que otros, vecinos que pasan por encima de las restricciones, los decretos y hasta las mismas leyes nacionales.

 Boomerang se contactó por diversos medios con el Municipio, pero no brindaron declaraciones al respecto.