Dos meses sin Guadalupe Lucero: un perro detectó su rastro en una ruta

Género
  •  
  •  
  •  

Yamila Cialone, madre de la niña, realizó un estremecedor relato del último avance de la investigación: «A mi pequeña la sacaron por la ruta, desbordé en llanto de impotencia».

Pasaron más de dos meses desde que Guadalupe Belén Lucero fue vista por última vez en el barrio 544 Viviendas, al sur de la provincia de San Luis, y se conoció un nuevo hallazgo reciente en el avance de la causa: un perro detectó el rastro de la niña en una ruta.

Este dato fue conseguido luego de que se incorporara la Brigada de Rescate con Intervención Canina, a la investigación. Uno de sus integrantes, Santiago Díaz, conversó con el medio local La Mañana de Dimensión, donde explicó que la madre de la menor, Yamila Cialone, le había entregado «una prenda en una bolsa y unas botas en una caja» que luego «por medio de una técnica de odorología forense» hizo «una extracción» y lo trasladó «a unas gasas estériles para poder trabajar con los perros».

Fue entonces cuando los canes hicieron la primera marcación en la casa de la tía de Guadalupe, donde fue vista por última vez cuando jugaba con sus primos, locación que iniciada la causa se conoció como zona cero.

Dicha marcación los condujo en dirección norte y en un cantero, ubicado no muy lejos de ese mismo lugar, raspó uno de los ladrillos para alertar sobre algo. Díaz comunicó que encontraron un «objeto» que sería de interés para la causa y reportó: «Hay que ver si a dos meses, se puede recolectar ADN».

De este modo, la Brigada de Rescate con Intervención Canina trazan la siguiente hipótesis: que la niña fue «cargada» a un vehículo después de cruzar por el descampado colindante a la zona cero.

Descargo de su madre

Conmocionada por el reciente hallzgo, Cialone se manifestó con un extenso descargo a través de sus redes sociales, en el que repudió el trabajo de la Policía local y criticó la ausencia de datos hasta la fecha.

«Volví a vivir la desesperación que tuve el primer día que Guada desapareció… Llegué a la zona 0 a juntarme con Santiago… Llego al lugar y me encontré con esa noticia que a mí pequeña la sacaron por la ruta, desbordé en llanto en impotencia, bronca, angustia porque era el primer dato del caso de Guada a dos meses…. Los putié a todos los que se encontraban ahí de la policía provincial», manifestó.

Según el relato de la madre, el padre de Guadalupe, Eric Lucero, habría llevado a Guadalupe a un sitio que no coincidió con el que marcaron los canes. 

«Buscaron al padre de guada para q les hiciera saber a Santiago donde había llevado los niños el día anterior y por cual camino y el recorrido que el padre les da fue totalmente diferente al que los perros marcaron… yo misma fui detrás de Santiago, sus colegas la policia y el padre de guada… Viendo el recorrido… Llegamos a la ruta tmb a los famosos cerros donde mí hija había jugado el domingo 13 de junio…. Estando ahí y ver esa ruta con la cantidad de autos que pasa, los camiones, el descampado y la zona vacía entre en crisis», relató Cialone.

«Que hacía Guada el domingo 13 (de junio) jugando en esos cerros y esa ruta que el lunes 14 se la llevaron… La niña sin entender que en aquel lugar que ella jugó un día anterior se la llevarían», continúa el texto.

A dos meses de su desaparición, un perro detectó el último rastro de Guadalupe  Lucero en una ruta | TN

El caso

Guadalupe fue vista por última vez el lunes 14 de junio. Sus primos fueron quienes advirtieron que la niña se iba y alertaron a la familia. Mientras que algunos de ellos declararon que «le taparon la boca» cuando se la llevaron, su prima (3) dijo que la vio irse «con una nena grande», datos que describen a una mujer de unos «20 años», «vestida de negro» y que «se parecía a una tía.

Sus descripciones coinciden con una de las pistas que sigue la Policía: a partir de las imágenes de una cámara de seguridad ubicada a 700 metros de la casa de la tía de Guadalupe. Si bien como indicaron «la imagen es muy mala» y se «ve borrosa», «a priori se ve a una mujer vestida de negro y a su lado se observa una silueta que da toda la impresión que es una nena».

El día que fue vista por última vez vestía una calza rosa, botitas negas y parka del mismo color con capucha peludita. Mide 1,10 metros, es de piel morena, tiene un lunar en su mejilla izquierda y diente incisivo partido.

Rige la Alerta Amarilla emitida por Interpol, y Alerta Sofía, establecida por el Ministerio de Seguridad de la Nación, medidas que tienen el objetivo de de distribuir imágenes de la niña a través de dispositivos móviles y medios de comunicación masivo para dar con su paradero. Además, se ofrece una recompensa por 2 millones de pesos.

Fuente: Filo News