Tenemos una menos: “Ya está, ya la maté”

Género Opinión
  •  
  •  
  •  

El pasado sábado 25 de Julio en Monte Cristo se llevó a cabo una marcha de silencio por el femicidio de Karen Ferreyra. La joven recibió dos puñaladas mortales de parte de su ex novio: una en la espalda y otra en el cuello. Luego de eso, vino la impune frase de su asesino: “ya está, ya la maté”. En Argentina hubo 95 femicidios en lo que va de 2021. Cada 31 horas muere una mujer en manos de quienes se creen dueños de nuestras vidas.

Un minuto de silencio entre tanto dolor es una eternidad. El minuto de silencio junto a la familia y amigxs de Karen Ferreyra, fue devastador. El contraste que dejaba en el paisaje citadino el paso de quienes marchaban en silencio era brutal. La tarde soleada invitaba a salir: decenas de familias, niños, grupos de amigxs disfrutando la tarde tanto en el Paseo Central como en la Plaza Sarmiento. Ellxs eran el paisaje que acompañaba el dolor.

Entre esas personas que marchaban en silencio se encontraba la familia de Karen Ferreyra. Una familia destruida por la pérdida de su hija en manos de un hijo sano del patriarcado. Su madre, abuela, hermanos y amigxs, no tienen consuelo, el dolor está a flor de piel. Pareciese que sus ojos ya no tienen lágrimas, que reflejan un dolor infinito. Porque Karen no está, porque hay una menos, porque no hay vuelta atrás. Porque lo único que queda es exigir justicia y que la lucha contra la violencia machista no pare nunca, porque somos muchas menos, pero la sororidad es cada vez más fuerte.

¿Y qué significa la palabra sororidad?

Ni más ni menos que la solidaridad entre mujeres, especialmente ante situaciones de discriminación sexual y actitudes y comportamientos machistas. Sororidad es una palabra hermosa, significa que no estamos solas. Porque las mujeres no nos callamos más. Porque Karen Ferreyra, asesinada en Río primero, no es un número más, porque Kathy Saavedra, asesinada en Malvinas Argentinas, no es un número más. Porque Rosa Barberi, asesinada en Monte Cristo, no es un número más.  Karen tenía 20 años. Toda una vida por delante. Karen podría ser tu amiga, tu prima, tu hija, tu hermana. La lucha contra los femicidios requiere ni más ni menos que combatir la estructura social patriarcal.

¿Y porqué molesta tanto la palabra patriarcado??

Porque atraviesa toda la estructura social. Su éxito y permanencia de este sistema patriarcal reside en que es visto como “natural” y normal. Porque ésta es la lucha del feminismo, que busca problematizar las distintas manifestaciones de las violencias: no solo aquellas que son evidentes y que generan masivas movilizaciones sociales (como el femicidio), sino también aquellas otras violencias cotidianas que son las que permiten las condiciones en las que la violencia extrema se reproduce.

Nos quitaron tanto, que acabaron por quitarnos el miedo. Emma Watson

“Una sociedad que sigue sosteniendo y permitiendo la desvalorización de las mujeres, la cosificación, la violencia simbólica a través de los medios de comunicación y de los discursos de formadores de opinión, es una sociedad que más allá de las declamaciones, aún sostiene una estructura social patriarcal de sometimiento de un género».

ASISTENCIA

Si sos víctima de violencia de género, podés comunicarte al 144 (línea nacional); al 0800 888 9898 del Polo de la Mujer de Córdoba, o por Whatsapp al 3518141400. Si es una urgencia, comunicate al 911.