Tras dos inasistencias, Macri se presenta este jueves ante el juez de Dolores

Política
  •  
  •  
  •  

Es por supuestas tareas de inteligencia en contra de familiares de víctimas del submarino hundido.

El expresidente Mauricio Macri se presenta este jueves a su primera indagatoria en una causa penal, es en Dolores y por supuesto espionaje a familiares de víctimas del hundido submarino ARA San Juan. Cabe destacar que los propios familiares son querellantes en la causa.

La citación, la tercera ya que la primera estaba en el exterior y faltó al segundo llamado, la hace el juez federal subrogante de Dolores Martín Bava.

Bava hace pocos días rechazó una recusación que le planteó la defensa de Macri por prejuzgamiento y temor de parcialidad. 

La causa es por supuesto espionaje en la cual ya fueron procesados Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, extitular y Vice, respectivamente, de la Agencia Federal de Inteligencia. Incluso les prohíben salir del país por peligro de fuga.

La prohibición de salida del país también fue impuesta a Macri, pero éste apeló y también es otra de las cuestiones que debe definir la Cámara Federal de Mar del Plata.

Por lo pronto, no se sabe si Macri va a contestar o no preguntas del juez y el fiscal federal Juan Pablo Curi. También puede presentar un escrito y negarse a declarar.

El exmandatario salió cerca de las 8 de la mañana rumbo a Dolores y se prevé que cerca de las 11 en la Plaza Castelli, ex el presidente se suba a un palco montado sobre el acoplado de un camión para dar un discurso en el que asegurará que es víctima de una persecución política por parte de un magistrado, detalla Infobae.

Los familiares de las víctimas del hundido submarino ARA San Juan fueron algunos de los que solicitaron la captura de Macri tras no presentarse al segundo llamado a indagatoria. El juez no definió pero se torna abstracto ya que se presentará este jueves.

Bava, tras cumplir con el acto de indagatoria, cuenta con diez días para procesarlo o no al exmandatario. Según la acusación, las tareas de espionaje que incluyeron el armado de fichas de familiares, de seguimientos e intervenciones telefónicas ilegales comenzó cinco días después de la desaparición de la nave, en noviembre de 2017 y tras una reunión que algunos de ellos mantuvieron con el entonces presidente.

Macri, según la Justicia, estaba al tanto de las tareas de espionaje, puesto que recibía los informes de inteligencia.