fbpx
Cancel Preloader

El mundo de la música sigue de luto tras la muerte de Taylor Hawkins

Axel Rose, Slash, Liam Gallagher, Elton John, Miley Cirus, Ringo Starr. Desde Ozzy Osbourne hasta Incubus fueron solo algunos de los que rindieron tributo a Taylor Hawkins: “Estamos destrozados”. El batería de Foo Fighters falleció el pasado viernes a los 50 años.

La noticia generó una gran conmoción en el ambiente artístico. Colegas y amigos expresaron su tristeza y condolencias en redes sociales.

“Su espíritu musical y sonrisa contagiosa nos acompañará para siempre”, decía el comunicado compartido por la banda. “Nuestros corazones están con su esposa, hijos y familia, y pedimos que su privacidad se trate con el mayor respeto posible en este inimaginable momento tan complicado”, indicó la agrupación.

¿Quién era Taylor Hawkins?

El músico es originario de Forth Worth, Texas, en donde nació el 17 de febrero de 1972. Creció en Laguna Beach (California), donde comenzó a estudiar música de conservatorio y aunque su especialidad era la batería también tocaba piano y guitarra.

Hawkins formó parte de la banda que acompañaba a Alanis Morrisette durante sus giras, lo que le dio fama internacional y le ayudaría a entrar a Foo Fighters en 1997.

 Era una de las figuras más visibles de la banda junto al ex Nirvana Dave Grohl. En los conciertos solía dejar la batería para cantar clásicos del rock como Under Pressure, de Queen y David Bowie, o Rock n’ roll, de Led Zeppelin.

Nacido en Fort Worth, Texas, en 1972, Hawkins y su familia se mudaron al suburbio de Laguna Beach, en el sur de California, en 1976. Allí creció y desarrolló su amor por la música, y se unió a su primera banda mientras estaba en la escuela secundaria.

En junio de 1995, Hawkins se convirtió en el baterista de gira de Alanis Morissette, cargo que ocupó durante dos años. Mientras estaba en este papel, conoció a Dave Grohl, su futuro compañero de banda de Foo Fighters, y los dos inmediatamente compartieron un respeto mutuo.

“Conocí a Dave en una gira con Alanis”, recordó Hawkins más tarde. “Ella dijo, ¿qué vas a hacer cuando Dave te pida que te unas a los Foo Fighters?”. El baterista admitió que se sorprendió cuando la predicción de Morrissette se hizo realidad. “Pensé, tenían un baterista. Están contentos. Me encantan los Foo Fighters. Me encanta como son. Y como cualquier músico inteligente con un concierto, le dije [a Morrissette] que nunca te dejaría (riendo). Y luego descubrí que el baterista de Foo Fighter renunció y pensé: encontré el número [para Grohl]. ‘¡Amigo! ¡Seré tu baterista!”

Hawkins se unió a la formación de la banda en 1997 y continuaría tocando en ocho de los álbumes de estudio de Foo Fighters: There Is Nothing Left to Lose (1999), One by One (2002), In Your Honor (2005), Echoes, Silence. , Patience & Grace (2007), Wasting Light (2011), Sonic Highways (2014), Concrete and Gold (2017) y Medicine at Midnight (2021).

Si bien los talentos de Hawkins detrás del kit eran evidentes, también mostró una fuerte voz para cantar. El rockero proporcionó coros en una larga lista de temas de Foo Fighters a lo largo de los años, y asumió funciones de cantante principal en canciones como «Life of Illusion», «Cold Day in the Sun» y «Sunday Rain».

Fuera de Foo Fighters, Hawkins lanzó tres álbumes bajo su título Taylor Hawkins and the Coattail Riders, y un LP de 2014 con su proyecto paralelo de rock progresivo Birds of Satan. También fue el fundador y líder de la banda de covers Chevy Metal, que ha estado de gira constantemente durante más de una década.

En 2021, Hawkins fue incluido en el Salón de la Fama del Rock and Roll como miembro de Foo Fighters. Sus proyectos más recientes incluyen la película de terror Studio 666 de Foo Fighters y un proyecto paralelo llamado NHC, que contó con el baterista junto al guitarrista Dave Navarro y el bajista Chris Chaney.

Seguí leyendo

A %d blogueros les gusta esto: