fbpx
Cancel Preloader

La grieta como plan de gobierno

Malvinas Argentinas es víctima de una polarización sin precedentes en la historia de la ciudad. Alimentada por el oficialismo como discurso de gobierno, somos los ciudadanos quienes debemos lograr saltar las diferencias, involucrarnos y exigir transparencia a los gobernantes, sean del color político que sean.

Para comenzar, es inevitable hacernos esta pregunta ¿De qué estamos hablando cuando decimos que hay “grieta”?

La grieta es en realidad, un profundo e intenso rechazo a cualquier persona que se encuentre “del otro lado” ideológico. No importan las razones, los motivos, ni los fundamentos en el debate. Lo único que importa es tener la razón, “ganar” la discusión y denigrar lo más que se pueda al que está enfrente.

Este tipo de situaciones es algo que se puede ver a diario en el entorno de las redes sociales, dónde los de un lado y los del otro se enfrentan en debates que nos llevan a perder de vista lo que realmente importa, lo que SI HAY que debatir, cuestionar y exigir.

Es nuestra responsabilidad como vecinos y vecinas, comenzar a replantearnos nuestro rol en la comunidad. La pandemia nos ha hecho mucho daño como sociedad y como personas, pero sobre todo ha dañado nuestra democracia, permitiendo a gobiernos autoritarios y aislados de la realidad, avanzar sobre los derechos y recursos de la ciudadanía sin freno alguno. Y si a esto se le suma la complicidad de los órganos de control y fiscalización, estamos al horno.

La grieta favorece a quienes la alimentan y foguean, porque así nadie discute de política real y de gestión, nadie se involucra y el verdadero debate queda en lo superficial, en la chicana y en lo subjetivo.

¿Qué pasó en el medio?

El 11 de abril del 2019, en una fría noche y frente a una multitud de militantes y vecinos, el Intendente de la ciudad Gastón Mazzalay cerraba su campaña pre-elección municipal. En ese entonces, el relato empleado en los actos de campaña parecía apuntar a un dirigente que venía a cerrar la grieta, garantizando que el Municipio ya no sería “de unos pocos”, si no que se escucharía a toda la comunidad sin diferencias.

Vamos a tener una gestión y una Municipalidad para todos, no una Municipalidad para pocos. Dónde se escuche a cada uno de los vecinos y a cada una de las secciones de Malvinas” expresó con euforia Mazzalay desde aquel escenario montado a metros de la ruta 19.

La lógica pregunta que surge es ¿Cómo pasamos de ese discurso conciliador y anti grieta, a esta cacería de brujas contra quien opina diferente?

Esa respuesta puede estar en una concepción que expresa que, para los gobiernos populistas, resulta imprescindible la creación del “enemigo” a quien culpar, ya sea de todos los males o para justificar todos sus errores. No importa cuál sea ese enemigo, puede ser la lluvia, la oposición, los medios no oficialistas, la crisis económica, “la pesada herencia” y ahora se suma la pandemia, todo sirve para no asumir la realidad.

Dicen que “las grietas permiten ver la luz” y sinceramente espero que así sea, quizás aparezca algo de claridad entre tanta oscuridad.

Espero que en este 2022 la comunidad malvinense pueda superar las diferencias impuestas. Porque eso a lo mejor, nos puede dar la posibilidad de evitar situaciones de difícil retorno institucional o democrático.

Agustín Pajón

Director @boomerang_net Gestión de redes sociales Fotógrafo Futuro programador

Seguí leyendo

A %d blogueros les gusta esto: